Roppongi

En el Motown House, me enamoré de tu ángulo nasal. Perdido en la traducción, perfumaste mi bebida con tu extraña fragancia oriental.

Resaca de candidez, lamentos de cabrón. Sin yenes en el bolsillo, nadie entenderá lo que dice tu voz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s