El refugiado

En aquel campo, al que se atrevieron a poner puertas, llegó confiando en la espesura de las mantas y la indiferencia del nylon.

Lejanas explosiones, suaves como descorches de champán, le animaban a cerrar los ojos. Una triste nana para los obligados a sobrevivir solos.

Al contrario que sus vecinos, su tremendísimo temor era el premonitorio silencio, la trájica calma de la rotunda noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s