Cuestión de cifras

La mitad de una octavilla, más o menos… un diciesesisavo, que dicen los papeleros. Ahí estaba, en mi limpiaparabrisas, y en el de todos los de la calle, sin exclusividades.

Hacía ya mucho tiempo que nos borramos, pero jamás olvidaría sus guarismos. Los mismos que allí había impresos, intitulados, en blanco y negro: joven española, guapa y cariñosa, busca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s