Lardero

Aquel juernes, con licencia especial para hacer botellón, fue su despedida de la infancia, un rito iniciático dirigido por una manada de joviales beodos.

-Perrea, perrea, y longaniza al puchero-, vociferaban en aquel oráculo poligonero.

Cuarenta días de abstinencia, de solitaria y amarga penitencia, sin resurrección tras dormir aquella terrible mona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s